Qué es IOT – Internet de las cosas

Internet de las cosas corresponde con las siglas IoT qué proviene del término Internet of thing en inglés y cuyo significado se vincula a la conexión entre los diferentes dispositivos y las personas.

que-es-iot-internet-de-las-cosas

Aunque aparentemente el término Internet de las Cosas pueda parecer relativamente nuevo, realmente no lo es, puesto que la conexión entre dispositivos es un tema que se viene planteando tanto a pequeña y gran escala desde hace años.

Vivimos en la era de la digitalización y actualmente disponemos de más dispositivos conectados a Internet que nunca. No obstante, esto es tan solo el principio y se calcula que dentro de unos años hasta los electrodomésticos más básicos estarán conectados a Internet, lo cual afectaría a frigoríficos, lavadoras, robots de cocina y una amplia gama de aparatos que usamos a diario como la cafetera o la tostadora.

Internet de las cosas, tecnología de vanguardia que ya está aquí

Actualmente ya disponemos de un buen número de dispositivos conectados a Internet de las cosas y que afectan principalmente al ámbito informático y de las telecomunicaciones como smartphones, ordenadores, tablets, Smart TV, etcétera.

Uno de los principales preceptos sobre los que se basa Internet de las cosas es en la posible identificación de todos los dispositivos conectados a la red. Esto es posible gracias al desarrollo de las interfaces y aplicaciones de última generación, además de la implantación del protocolo IPv6, cosa que con el protocolo implementado en las redes actuales IPv4 no es posible.

La sustitución del protocolo IPv6 por el IP V4 se comenzó a llevar a cabo durante el pasado año 2016 y se prevé que la sustitución total se completará aproximadamente en el año 2020.

Este cambio en los protocolos de interconexión entre dispositivos se produce básicamente por la constante ampliación en las redes que usamos actualmente y que han sobrepasado todas las expectativas en las que se habían basado en el desarrollo del IPv4.

¿Quién está detrás del Internet de las cosas?

Cada vez hay más empresas interesadas en implementar la tecnología basada en el Internet de las cosas. No obstante, la empresa pionera en desarrollar y apostar por esta nueva tecnología es la empresa de seguridad de redes Cisco y es una tecnología que lleva planteándose desde el año 1999 y alcanzó su primera fase de apogeo en el año 2010.

Fue precisamente en el año 1999 dónde surgió el precursor de esta tecnología que en un primer momento fue desarrollada por Bill Joy, un ingeniero electrónico que desarrolló la tecnología Unix de Berkeley denominada BSD y desarrolló un nuevo sistema de comunicación de dispositivo a dispositivo que denominó D2D, cuyas siglas corresponden a device-to-device y que básicamente se trataba de un sistema que propone la conexión de los dispositivos a nivel global para ahorrar tiempo y recursos en las tareas de mantenimiento mediante la sincronización en línea.

Tecnologías y softwares asociados al Internet de las cosas

El punto de partida sobre el que surge el Internet de las cosas es denominado el “Internet 0” que se basa en un sistema de conexión de baja velocidad que tiene como objetivo prioritario la comunicación de distintos dispositivos mediante las direcciones IP y su asignación a estos.

La tecnología desarrollada prioritariamente propuesta para la conexión del Internet de las cosas son las ondas de radio a baja potencia que habilitan el funcionamiento autónomo de los dispositivos sin depender de conexiones externas como el bluetooth o WiFi, aunque también son posibles el uso de estas conexiones en el Internet de las cosas aunque no imprescindiblemente necesarios.

Es importante mencionar que el Internet de las cosas todavía se encuentra en fase de desarrollo y podremos contar con una versión extendida y estable en la intercomunicación de casi todo tipos de dispositivos a partir del año 2020. No obstante, actualmente se están desarrollando nuevas vías de conexión para esta tecnología de vanguardia que contemplan otras arquitectura de conexión inalámbrica como por ejemplo la WSN o red inalámbrica de sensores, especialmente diseñada para la monitorización de equipos en entornos seguros y confiables, o la tecnología XBee que se compone a través de la integración de microchips mediante módulos interconectados.

Cualquiera de estas tecnologías aplicadas a la fundamentación del Internet de las cosas está enfocada principalmente a la interacción de dispositivos a pequeña y gran escala ofreciendo sistemas viables de interconexión para mejorar la experiencia de usuario. Tanto las grandes compañías del sector informático como Apple y Google y los fabricantes más importantes del mercado, están apostando fuerte por esta tecnología y desarrollando nuevos sistemas de implantación. Algunas firmas que ya están trabajando en ellos son Intel, Atmel,  Arduino y Libelium entre otros.

Internet de las cosas, circuitos abiertos y cerrados

Cuando hablamos de las conexiones de las cosas, debemos entender que todos los objetos dependientes del tendido eléctrico siempre estuvieron conectado de alguna forma. No obstante, en el pasado la conexión siempre se produjo mediante un circuito cerrado. Esto quiere decir que la información referente al funcionamiento y comportamiento de dicho dispositivo se fija previamente en un punto de partida o recorrido previamente fijado, en este caso por el tendido eléctrico.

De esta forma es como han estado conectados durante toda la vida la mayoría de electrodomésticos que utilizamos y la detección de problemas en su funcionamiento viene determinada por las fallas en el circuito eléctrico. Estos datos sólo pueden ser analizados por los especialistas técnicos puesto que no son enviados al exterior.

Esta básicamente sería la principal diferencia entre un televisor antiguo y un Smart TV capaz de conectarse a otros dispositivos mediante un sistema operativo inteligente, pudiendo enviar información a servidores externos y recibirla de ellos al mismo tiempo.

Sensores y dispositivos empleados en el Internet de las cosas

El desarrollo de esta tecnología de vanguardia ha supuesto un punto de inflexión en el desarrollo de sensores, microprocesadores y nuevos módulos de comunicación con el objeto de crear un protocolo de interconexión entre dispositivos más eficientes midiendo parámetros hasta hora nunca contemplados en los sistemas de conexión antiguos tales como la temperatura, luminosidad, radiación, sonido, etcétera

Ámbitos de aplicación en el Internet de las cosas

Aunque como apuntamos anteriormente, el Internet de las cosas es una tecnología que actualmente se encuentra en fase de desarrollo, por el momento ya se pueden apreciar distintos ámbitos de aplicación que despuntan por su próxima integración en un futuro cercano. Algunos de ellos son:

Sanidad

Esto ya es una realidad y en el mercado existen cientos de dispositivos que permiten controlar y monitorizar el estado de salud del paciente y la evolución de ciertas patologías a distancia enviando datos al facultativo en tiempo real para su diagnóstico.

Infraestructuras urbanas

Muchas ciudades alrededor del mundo ya están implantando esta tecnología fundamentalmente basada en el transporte para controlar los semáforos, aperturas de puentes y vías ferroviarias, además de las cámaras urbanas. Esta integración a gran escala permite controlar y monitorizar su funcionamiento detectando incidencias en tiempo real originando un nuevo concepto de smart city.

Industrias de producción en masa

Los principales fabricantes de sensores y microprocesadores ya se han subido al carro del Internet de las cosas y apuestan fuertemente por esta tecnología a nivel global que ya está siendo aplicada por las grandes empresas para controlar procesos de fabricación a gran escala implementando el IoT en su maquinaria.

Control ambiental

Es posiblemente el área donde el Internet de las cosas se está aplicando en mayor medida, pues permite controlar en tiempo real mediante sensores atmosféricos casi cualquier variación climatológica pudiendo prevenir desastres meteorológicos y movimientos sísmicos.

¿Es seguro el Internet de las cosas?

Con el crecimiento y desarrollo exponencial de este tipo de tecnología cabe plantearse una seria pregunta, ¿es seguro el Internet de las cosas?, pues con la apertura de nuevos dispositivos y electrodomésticos en la red,el incremento de las posibilidades en la perpetración de ésta es una realidad plausible. No obstante, los protocolos de seguridad para el correcto mantenimiento de la red y prevenir incidentes no varía en esencia de las medidas que debemos tomar actualmente en los dispositivos que tenemos conectados a Internet. No obstante, cuantos más dispositivos se encuentran conectados a una misma red, más riesgo existirá ante la explotación de posibles vulnerabilidades y por lo tanto, deberemos adoptar las mismas medidas de seguridad que aplicamos actualmente a nuestra red doméstica, como por ejemplo, cambiar las contraseñas adjudicadas por defecto de los fabricantes, establecer contraseñas seguras, actualización de firmware y establecer ciertos protocolos de filtrado, entre otros.

Conclusión; El Internet de las cosas y el futuro

Sea como fuere, el Internet de las cosas ya no se trata de ciencia ficción y ha llegado a nuestras vidas con intenciones de quedarse. En los próximos años asistiremos con total seguridad a la segunda era de la digitalización informática más importante desde el descubrimiento de Internet, en el que la red de redes dejará de ser tan sólo un instrumento de comunicación para convertirse en la comunicación misma cambiando inexorablemente el entorno en que vivimos.