Qué es el leasing tecnológico

Tras haber explicado en qué consiste el renting tecnológico, probablemente te estés preguntando qué es el leasing tecnológico, una modalidad de renting que a diferencia del contrato estándar permite la posibilidad de compra de los equipos alquilados.

que-es-el-leasing-tecnologico
¿Qué es el leasing tecnológico y en qué consiste?

La rapidez con la que avanza la tecnología ha supuesto un punto de inflexión en el mercado para la adopción de nuevos planes y medidas de actualización que en un primer momento únicamente estaban disponibles para pymes, pequeñas y medianas empresas para la renovación de equipos informáticos a bajo costo evitando el desembolso inicial que puede resultar difícil en algunos casos impidiendo el acceso a los recursos de última tecnología.

El leasing tecnológico es una variedad de renting que contempla la opción a compra de los dispositivos arrendados no obstante presenta una serie de particularidades que debemos de conocer para elegir la opción adecuada de arrendamiento en cada caso.

Leasing, contrato de renting con opción a compra

En el leasing tecnológico la opción a compra por lo general se presenta al cabo de los 2 años. Esto quiere decir que en un primer momento el contrato de leasing actúa como un renting, mediante el cual el abonado va satisfaciendo las cuotas especificadas por contrato para el arrendamiento de los dispositivos y transcurrido el plazo contratado, este puede con total libertad adquirir definitivamente estos productos mediante las condiciones de financiación incluidas en el contrato o finalizar el mismo.

Hay que tener en cuenta que el contrato de leasing tecnológico no implica necesariamente la opción de compra, pues se trata simplemente de disponer de ella pero la decisión final será siempre la del cliente, quien podrá decidir con total libertad si comprar o no.

A diferencia del renting que no contempla opción a compra una vez concluido el contrato o se finaliza o se renueva con las mismas condiciones pudiendo adaptar la contratación de equipos a las innovaciones que se hayan presentado en el mercado tecnológico durante este plazo. El leasing por el contrario, ofrece la opción de comprar pero el cliente no está obligado a ello.

En el caso de satisfacer la compra, del precio final del producto se deducirán las cuotas abonadas en concepto de alquiler y la Propiedad de los dispositivos informáticos contratados hasta el momento y se transferirá su nuevo titular una vez cumplido el contrato y satisfecho las cuotas correspondientes.

Ventajas del leasing tecnológico

Una vez comprendido en qué consiste el contrato de leasing tecnológico, comprenderemos que presenta varias ventajas respecto a la modalidad de compra tradicional. Por un lado, nos permite acceder a la tecnología de última generación sin el desembolso inicial que supondría adquirir estos productos mediante la opción de compra tradicional. Por otro lado, mediante el contrato del leasing tecnológico también estamos sujetos a beneficios y ventajas fiscales en la declaración de la renta, aunque en menor proporción que en el contrato de renting.

Otra de las ventajas más reseñables del leasing tecnológico es que al no estar obligados a efectuar la opción de compra una vez finalizado el contrato de arrendamiento, disponemos de tiempo más que suficiente para poder probar los equipos informáticos y comprobar si se adecuan a las necesidades de cada caso, pudiendo cancelar el contrato a su finalización, modificarlo para ampliarlo o reducirlo o en última instancia, adaptarlo a las necesidades del mercado si se hubiesen producido actualizaciones reseñables que influyen en la funcionalidad y rendimiento de los mismos.

El leasing tecnológico es la modalidad de contrato elegida principalmente para la adquisición de productos de alta gama, que son los que requieren un mayor desembolso inicial y cuyas prestaciones se mantienen durante mayor tiempo porque están sujetos a menores actualizaciones del mercado. Es precisamente en la adquisición de estos equipos en las que obtendremos una mayor rentabilidad de nuestro contrato de leasing.

Leasing tecnológico también para particulares

Por último pero no menos importante, el leasing tecnológico también se está expandiendo paulatinamente a los contratos particulares y especialmente en el contrato de arrendamiento para terminales de alta gama como por ejemplo el iPhone Samsung Galaxy y otros terminales de última generación, los cuales podemos alquilar durante un cierto tiempo y posteriormente adquirirlos opcionalmente en función de las actualizaciones del mercado, por lo que dispondremos siempre de un terminal de alta gama último modelo sin desembolsar grandes cantidades de dinero.